¿Tu bebé deja de respirar cuando llora? Con Lucía Galán

publicado en: Entrevistas | 4

Crying Baby¿Ha habido ocasiones en las que ha llegado a desmayarse? Se llama espasmo del sollozo o espasmo del llanto y, aunque es una afección benigna, nos hace pasar muy malos ratos a los padres. A mi hija pequeña le ocurre y cuando lo he comentado con otras mamás siempre hay alguna que comparte conmigo esta misma inquietud. Por eso mismo hoy dejo aflorar mi yo periodista con el propósito de arrojar un poco de luz y tranquilidad sobre este tema. Para ello tengo el honor de contar con la colaboración de la famosa pediatra Lucía Galán Bertrand, aunque muchos de vosotros la conoceréis como Lucía mi pediatra, que es el nombre de su blog, uno de los más famosos actualmente en la red maternal 2.0 donde encontramos respuesta a las principales cuestiones de salud infantil que nos preocupan a los papás, siempre explicadas desde la experiencia de su profesión y su sensibilidad como madre. Lucía acaba de fichar nada menos que con la Editorial Planeta para sacar un nuevo libro la próxima primavera. Así y todo ha sacado un huequito para concedernos una entrevista y ayudarnos a entender un poco mejor este tema que a tantas nos tiene el corazón en vilo cada vez que hay que poner vacunas, consolar tras una caída, gestionar un sobresalto…

– Lucía ¿qué es el espasmo del sollozo y por qué se produce?FotoLuciaAcercaMi2-223x300

– Los espasmos del sollozo son episodios de segundos de duración en los cuales el niño como consecuencia de un llanto intenso, susto o enfado importante, deja de respirar. A pesar de su benignidad, los padres se asustan mucho y son fuente de numerosas visitas al pediatra.

No se sabe exactamente por qué se producen, ni siquiera por qué hasta un 5% de la población infantil los presenta y el 95% restante no. Lo que sí se conocen son los desencadenantes y estos son: inicio de llanto intenso (al coger aire), enfado importante, rabieta, susto o emoción intensa. Las edades más frecuentes a las que lo presentan son entre los 6 meses y los 5 años.

– ¿Hay diferentes niveles o algunos casos en los que debamos preocuparnos?

– Todos ellos son benignos y no conllevan ningún riesgo para la salud de nuestros hijos. Existen dos tipos:

  • Espasmo del sollozo cianótico: Tras un susto, llanto intenso o inicio de llanto, el niño de pronto deja de respirar y poco a poco empezará a ponerse morado (cianótico) y en ocasiones rígido. Tras breves segundos el niño rompe a llorar o pierde el conocimiento (se desmaya) durante escasos segundos para recuperarse posteriormente de forma espontánea.
  • Espasmo del sollozo pálido: Son menos frecuentes y son aquellos en los que los niños en lugar de morados, se vuelven pálidos.

– ¿Hay algo que podemos hacer para evitarlo o para que finalice pronto? 

– Realmente no hay mucho que podamos hacer para evitarlos. Comprendo que algunos padres lo viven con mucha ansiedad y preocupación pero han de tener la tranquilidad y la seguridad que a su hijo no le va a pasar nada y que en unos segundos se habrá recuperado completamente sin secuela ninguna. Así que yo les digo habitualmente a los papás que intenten mantener la calma ya que tan rápido se presentan como se van.

– ¿Es esperable que desaparezcan a cierta edad? 

– Sí. Más allá de los 5 años no suelen tener.

 – ¿Cuándo debemos consultar al pediatra?

– Con esta pregunta siempre contesto lo mismo, y no sólo a cerca de este tema en particular sino en general: siempre que consideres que es un problema. Para eso estamos, para intentar ayudar a las familias, asesorar, tranquilizar cuando no es nada de importancia y tratar cuando así lo precisan. Con los espasmos del sollozo debéis consultar si son muy frecuentes, si duran muchos segundos, si no se recuperan inmediatamente y encontráis a vuestros hijos muy adormilados y cansados. Si hacen movimientos violentos de brazos y piernas y por supuesto, siempre que lo necesitéis, aunque sólo sea por vuestra propia tranquilidad.

¡Y con muchísima tranquilidad nos quedamos! Sabiendo que ante el próximo episodio de espasmo de sollozo sólo tenemos que respirar muy hondo, tener paciencia y dar la medicina que nunca falla: muchísimo cariño. Gracias de corazón Lucía y muchísima suerte con tu próximo libro. Esperamos impacientes su publicación para reseñarlo y añadirlo a la sección de imprescindibles de crianza de nuestra biblioteca.

Share Button

4 Respuestas

  1. Muchas gracias por la información. Muy útil.

  2. Gracias por la información, me queda poco para ser mamá, pero eso de los espasmos me da muchísimo miedo, y con esta información me quedo más tranquila. Genial el post.

  3. Hola. ..en menos de un mes a mi niña de 10 meses le ha pasado 3veces…la última vez peor…duró como un minuto y se fue poniendo peor aunque yo la cogí en brazos cuando empezó a llorar. Se va poniendo morada, luego pálida y se queda rígida y con los ojos super abierto…las tres veces lo que se me ocurrió fue darle aire por la boca…pero la última vez fueron como 8 veces que le di aire y no respondía. Creo que es muy difícil dejar uno a su niño que se vaya poniendo morado y hasta se desmaye sin hacer nada, la imagen no es nada agradable…mi pobre niña después quedó agotada, la tuve en mis brazos un buen rato hasta que volvió a estar alegre.

Dejar una opinión