MHPIEste es uno de los libros más especiales que hemos incorporado a nuestra biblioteca en mucho tiempo. Nos lo envían nuestros amigos especialistas en libros de Boolino y ha sido todo un descubrimiento para mis hijos y para mí. No me extraña que esta obra de Ana Pez haya recibido una mención especial en la categoría Opera Prima de la Feria del Libro Infantil de Bolonia. Yo personalmente lo recomiendo en cualquier casa con niños y os cuento por qué.

Mi hermano pequeño invisible es como dos historias en una: la visible y la invisible, la realidad y la fantasía, el mundo desde la mirada del adulto y desde la mirada del niño… Y esos dos mundos se muestran literalmente ante nuestros ojos sólo con un gesto: quitarnos o ponernos las gafas mágicas que encontraremos en un bolsillito detrás de la portada del libro.

En esta historia una niña nos cuenta cómo su hermano pequeño cree que es invisible, y va por ahí con su caja de cartón creyendo que nadie lo ve. Pero también, si nos ponemos las gafas, las ilustraciones se transforman, y las mismas páginas nos cuentan la historia de un niño invisible que atraviesa mundos fantásticos, que va a la selva, al fondo del mar, ve a una sirena, a un dragón, a un oso muy grande… Con este juego de tintas que aparecen y desaparecen en las originales ilustraciones de Ana Pez, es como si pusiéramos un filtro a la realidad para verla desde los ojos y la imaginación de un niño. Son dos libros diferentes dentro del mismo libro.

Para que os hagáis una idea, he superpuesto las gafas sobre el objetivo de mi cámara (¡no estaba segura de que fuera a funcionar!) y, aunque lógicamente no se ve igual de bien que al hacerlo en vivo, sí que puedo mostraros cómo cambian algunas escenas sin tener que pasar la página:

MHPI3

El pequeño aventurero está rodeado de adultos y tropieza con un señor que lleva un gran abrigo. O al menos, eso es lo que parece, porque si nos ponemos las gafas mágicas…

MHPI2

¡Descubrimos que el pequeño niño invisible se encontró con un gran oso en su camino! En esta otra escena vemos un paisaje urbano lleno de gente paseando, un repartidor de pizzas, unos operarios arreglando unas alcantarillas…

MHPI1

Pero nos colocamos las gafas mágicas y de pronto descubrimos que el pequeño hermanito…

MHPI4

…¡está en otro planeta! Donde hay alienígenas bicéfalos, señoras con cuatro piernas, astronautas que saludan…

Lo mejor, sin duda, ha sido darles las gafas a mis hijos y observar ese momento en el que se dan cuenta de que los dibujos cambian al ponérselas y quitárselas, se les queda una sonrisita de descubrimiento mágico y lo hacen varias veces, como intentando descifrar el misterio. Tanto mi hijo mayor de 5 años como la peque de 2 años han disfrutado este libro, cada uno a diferentes niveles. Otra forma interesante de leerlo es hacerlo primero sin gafas de principio a fin y luego con las gafas para descubrir otro punto de vista diferente.

Y es que es muy cierto que las cosas no siempre son lo que parecen, que la realidad depende del cristal con que se mire. ¿Cuántos colores dibujan nuestro estado de ánimo dependiendo del día, anulando percepciones a nuestro alrededor? ¿Cuántos filtros visibles o invisibles ponemos a nuestra imaginación?

Podéis encontrar este libro aquí. A nosotros nos ha encantado por su originalidad y por su mensaje invisible: ¡la fantasía es real! Sólo hay saber mirar…

Share Button
  • Título: Mi hermano pequeño invisible
  • Autora: Ana Pez
  • Editorial: Libre Albedrío

Dejar una opinión