Te quiero mamá

publicado en: Artículos | 1

Hoy me he despertado. Tú ya estás despierto a mi lado. A veces no sé quién de los dos despierta antes… Me miras con tus mejillas sonrosadas y calentitas, con el brillo del sueño aún anclado en tus ojos. Te abrazo y respiro profundamente tu olor: a galletas, a sol de invierno… ese olor de bebé tuyo que por las mañanas no se enmascara con nada. Me abrazas con la pequeña circunferencia de tus brazos, que abarca mi universo entero. Y de pronto, la sorpresa de tu voz: “mamá te quiero”. Me incorporo y te miro sorprendida. Tú me sonries. Sólo lo has dicho una vez, la primera, no me hace falta que lo repitas. Nunca antes me habías dicho te quiero, hoy por primera vez, a tus dos añitos. Y yo podría explotar del orgullo que me embarga, soy una mamá pavo real con el arco iris entero en mi cola desplegada. Es la primera vez que me has dicho “mamá te quiero”, y no es como el “por favor” o el “gracias”, que te he enseñado yo a decirlo, no es como el “hola” o el “adiós”, que responden a situaciones cotidianas que se repiten cada día… Este “mamá te quiero” no te lo he pedido y te ha salido del alma. Y sabes decirlo porque tu madre y tu padre te lo han dicho a tí mil veces desde el día que naciste, y sabes muy bien qué significa, sé que lo sabes. Hoy el mundo puede traerme los huracanes y tormentas que le plazca, me quedo con tus palabras clavadas en el corazón, y con tu permiso hijo, las voy a compartir aquí también, en nuestro nuevo rinconcito del ciber espacio. Y no podría haber mejor historia que ésta para comenzar la andadura de este blog.

1 35 36 37 38