«No interesa que la mujer trabajadora esté bien informada sobre sus derechos»

publicado en: Entrevistas | 2
Entrevista a María López, abogada, mediadora y madre

«Desde que me quedé embarazada, mi jefe me estuvo advirtiendo que no se me ocurriera coger la baja tras dar a luz, ya que tendría consecuencias…»

«Cuando me reincorporé tras el permiso de maternidad, me llevé la sorpresa de que mi puesto lo ocupaba otra persona, creo que he servido como lección ejemplificadora para mis otras compañeras embarazadas»

«Desde que he sido madre me han bajado el sueldo más de un un 50 % y me presionan y hacen mobbing para que firme las nuevas condiciones que me parecen totalmente injustas».

Desde que tengo el blog, no son pocos los mensajes de mujeres como estos que me llegan en busca de consejo, denuncia o sencillamente desahogo. Todos son testimonios reales y muy crudos de los que no voy a desvelar los nombres.

Son mujeres que, tras convertirse en madres, pierden de un plumazo todo aquello por lo que han luchado, castigadas por haberse atrevido a disfrutar de sus derechos como trabajadoras. En algunos casos pasan meses envueltas en una estresante batalla de tribunales, acusaciones y trato discriminatorio, en un momento en el que además lo que de verdad te apetece es huir a toda prisa de tanta toxicidad. Son situaciones en las que sientes el amor propio herido en una parte muy honda, te sientes ninguneada, te sientes sola, tremendamente sola. Porque aunque la injusticia cometida esté clara no puedes esperar que las demás personas que trabajan para la misma empresa vayan a alzar la voz por ti: la mano que paga es la que manda, y con la comida de los hijos no se juega.

Y yo me estremezco con cada una de estas historias y me siento impotente porque no puedo hacer mucho más de lo que hago ya: denunciarlo desde mi humilde espacio y aportar lo que pueda a una progresiva concienciación. A todas estas madres siempre les aconsejo encarecidamente que busquen ayuda profesional, que acudan a una abogada especializada en derecho laboral y a ser posible madre y defensora de los derechos de los niños y la conciliación.

Este es el caso de María López, a quien he invitado al blog para que nos aclare todas las dudas sobre este tema y nos ayude a todas a estar mucho más preparadas ante posibles vulneraciones a nuestros derechos. María es abogada y mediadora, defensora de la conciliación laboral y familiar, de la lactancia materna y de la crianza con apego, con formación en Psicología y Terapia Gestalt. También es mamá de Bruno, de 2 añitos.

– María, en tu trabajo a menudo acuden a ti mujeres que sienten vulnerados sus derechos, ¿qué tipo de consultas te hacen?¿es esta una realidad poco visible en nuestra sociedad?

– Pues sí, acuden muchas mujeres por motivos muy diversos: desde presión y despidos al enterarse la empresa de que la mujer está embarazada hasta la denegación de la excedencia por cuidado de los hijos. También resuelvo muchas consultas legales relacionadas con la lactancia materna.

destacado 2Lo más significativo es la falta de información y conciencia en todos los sentidos. No están tan claros los derechos de las madres trabajadoras, ya que la mayoría de las veces prima el interés de la empresa por encima del de las mujeres, en definitiva las necesidades reales del bebé pasan a un segundo plano. No interesa que la trabajadora esté bien informada sobre los derechos que tiene a la hora por ejemplo de solicitar el permiso de maternidad antes del parto o que sea compartido con la pareja o disfrutado a tiempo parcial.

También acuden mujeres durante el embarazo o después de dar a luz y que en el hospital o centro de salud se han sentido vulneradas en el trato. Como usuarias, conocer y ejercer nuestros derechos nos permite aprender sobre nuestra salud, aliviar nuestros temores, protegernos frente a resultados adversos y prepararnos para afrontar las situaciones que nos encontramos. Ello implica también asumir la responsabilidad propia en el cuidado de nuestra salud y en la toma de decisiones.

– Para que estemos informadas a la hora de defender lo que nos corresponde: ¿en qué consiste la baja por maternidad y paternidad?

– Tenemos derecho a 16 semanas en caso de maternidad, adopción, acogimiento familiar o tutela. La prestación económica consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora, desde el primer día. La madre debe tomar obligatoriamente 6 semanas tras el parto para recuperarse físicamente. Las otras 10 se pueden disfrutar antes o después del nacimiento, las puede convertir en 20 si las solicita a media jornada. También las puedes compartir con el padre si ambos trabajan (5 semanas cada uno) o, incluso cedérselas completamente.

El padre tiene derecho a 13 días ininterrumpidos, pudiendo disfrutar en régimen de jornada completa o parcial, previo acuerdo con el empresario.

– ¿Qué pasa si tengo un embarazo de riesgo?

– En un embarazo de alto riesgo la madre tiene derecho a solicitar una baja por enfermedad común.

– ¿Y si hay riesgos para mi embarazo en mi entorno laboral?

– Las empresas no pueden obligar a las mujeres embarazadas o lactantes a desempeñar un trabajo que sea perjudicial para su salud o la de su hijo. En estos casos tendríamos derecho a la prestación económica de “Riesgo durante el embarazo”, a no ser que se pueda acceder a otro puesto compatible con su estado.

– ¿Qué pasa si estoy desempleada?

Si estás cobrando el paro, te quedas embarazada y se produce la baja por maternidad, a partir de ese momento se suspende el pago del paro y la prestación por maternidad la abona la Seguridad Social. Mientras dura la baja no se consume el paro. Cuando termina la baja hay que solicitar la reactivación de la prestación por desempleo en 15 días hábiles y se volverá a cobrar el paro por el mismo importe y duración que antes.

Si cuando tienes un hijo estás cobrando la ayuda por desempleo, puedes seguir cobrando la ayuda por el mismo importe y duración, como si no se hubiera producido baja. Eso sí, hay que comunicar la baja  a la oficina de empleo, entregando el informe médico, para que suspendan la demanda de empleo. Mientras dura la baja por maternidad no hay que acudir a cursos, sesiones de control, charlas o sellar el paro. Cuando se termina el subsidio, aunque se siga de baja por maternidad, no hay derecho a la prestación de la Seguridad Social.

destacado 2– ¿Qué pasa si soy autónoma?

– Después del parto, como autónoma tienes derecho al 100% de la base de cotización del mes anterior al de la baja. Los requisitos son los mismos que para los trabajadores por cuenta ajena: estar dado de alta de en la Seguridad Social y haber cotizado 180 días en los últimos 7 años o 360 en toda la vida laboral. Los padres autónomos pueden disfrutar de 13 días de permiso remunerados por nacimiento de hijo, adopción o acogimiento.

– ¿Y si tengo gemelos o parto múltiple?

– Si se trata de un parto múltiple, el descanso por maternidad se amplía en dos semanas más por cada hijo, a partir del segundo, y la paternidad en dos días más.

– ¿Tengo derecho siempre a pedir una excedencia?

La excedencia por cuidado de hijos constituye un derecho individual de los trabajadores, tanto hombres como mujeres. por el cual pueden suspender su contrato para el cuidado de cada hijo, tanto nacido como adoptado o acogido, hasta que el niño cumpla 3 años o 3 años desde la fecha de adopción o acogimiento. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa piden este derecho por el mismo hijo, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

Se solicita por escrito, normalmente tras tu baja maternal, no hay ni tiempo mínimo, ni máximo (hasta los 3 años de la edad del menor), y puede disfrutarse de forma fraccionada. Tu puesto de trabajo debe quedar reservado durante 1 año y tu trabajo en la empresa queda reservado durante toda la excedencia.

– ¿En qué consiste el permiso de lactancia?

– Es un derecho individual a ausentarse del trabajo para la lactancia hasta que el bebé (biológico o adoptado) cumple 9 meses. La madre o el padre (solo uno de los dos) tiene derecho a una hora o dos medias horas en la jornada laboral o reducir su jornada en media hora (entrar más tarde o salir antes). La duración del permiso se incrementará proporcionalmente por parto múltiple (una hora más por niño). Se puede acumular horas de lactancia en jornadas completas, lo que supone 15 días seguidos que se añaden al permiso maternal/paternal.

– ¿Tengo que demostrar que doy el pecho?

No hay que demostrar nada ya que el permiso se puede disfrutar tanto en los supuestos de lactancia natural como artificial. También puede disfrutarse en los casos de adopción o acogimiento.

– ¿Qué puedo hacer si no me dejan disfrutar de algunos de estos derechos en mi lugar de trabajo?

– Si se niegan directamente o a través de pequeños engaños o incluso amenaza insinuada de posible despido, siempre animo a denunciar la situación ante el Juzgado de lo Social, acudiendo, si es posible, a un profesional en la materia.

– Tú misma eres una profesional trabajadora y eres madre ¿cómo has vivido tú la conciliación? ¿cuáles son tus sensaciones al respecto?

– El caso de las madres abogadas es más llamativo aún si cabe: no tenemos baja por maternidad sino que se asimila a una incapacidad temporal, tenemos una regulación de la prestación igual a cuando nos ponemos enfermas por un resfriado. En mi caso, al tener un despacho propio, podía llevar a mi hijo conmigo cuando puntualmente debía hacer alguna gestión. Pero las compañeras que no tienen esa suerte, se tienen que incorporar a la mayor brevedad a sus puestos de trabajo.

– Siguen muy arraigadas ciertas percepciones como que la mujer embarazada es un lastre para la productividad, que las bajas son «un favor» que nos hace la empresa y que el cuidado de los hijos puede realizarlo otro (abuelos, cuidadores, guarderías..). ¿Cómo se cambia esto? ¿cómo conseguimos que la sociedad perciba el cuidado de los niños por parte de sus padres como un valor que proteger ?

– Por desgracia aún queda mucho camino para llegar a eso, por lo menos en España, hay que cambiar la mentalidad de muchas personas, siendo muchas de ellas profesionales de la sanidad o que trabajan en el sector, yo creo personalmente que se debe hacer a través de la educación, empezando por la educación emocional de los padres y continuando con el resto de la familia.

Si cada familia fuera consciente de que la crianza con apego y la inteligencia emocional son la manera de cambiar el mundo, otro gallo nos cantaría. Para mi es muy importante el respeto al niño, no tanto por aprenderse de memoria las lecciones en la escuela como por experimentar para aprender y seguir su propio instinto.


– Estamos asistiendo a un aumento de las voces que reclaman un mayor reconocimiento de la labor del cuidado de los hijos en nuestra sociedad: bajas más largas, mayor flexibilidad en las empresas, más ayudas… ¿Crees que esto es posible o es un grito en el desierto?

– Creo que estamos en ello y que algún día será posible, aunque aún queda muy lejos el aproximarse al modelo Sueco por ejemplo. Las parejas suecas pueden disfrutar de 16 meses de baja maternal y paternal en la que reciben el 80% de su sueldo. Dos meses son para la madre, dos para el padre y los 12 meses restantes, a dividir entre ambos según consideren oportuno. Si después del casi año y medio de cuidado del hijo, el padre o la madre decide que no quiere volver al trabajo, el Estado sueco paga a la familia 300 euros al mes.

Poco a poco, la sociedad española se va concienciando, prueba de ello son los movimientos como la Plataforma por una maternidad, paternidad y conciliación dignas, aunque creo que queda mucho camino por recorrer hasta cambiar la mentalidad actual.

Muchísimas gracias María por prestarnos un pedacito de tu tiempo y tu gran experiencia profesional para los lectores de este blog.

(Si estás viviendo un caso parecido a los que comentamos y necesitas el asesoramiento de María López puedes contactar con ella en el Despacho de Abogados y Mediadores AZ, especialistas en derecho laboral, civil, familiar y penal

Tel: 956 854 833. Email: arimazelop@gmail.com)

2 Respuestas

  1. María López

    Gracias a ti Yolanda, un placer colaborar contigo.

  2. Sandra

    Gracias por vuestra publicación, yo nunca me atreví a publicarlo en redes sociales; debería haberlo hecho. La mejor frase que me dijo mi jefe???? Q la reducción de jornada por guarda de un menor es una manía de las mujeres q un día un tonto hizo ley. Por eso según el me tenía q llevar trabajo a casa. … muy amable el señor….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.