La primera vez que nací

LPVQN4

La semana pasada, justo cuando organizaba mi sorteo de los 2.000 seguidores, me comunicaron que yo había resultado ganadora en otro sorteo (¿cosas del karma?). Además un sorteo que me hacía especial ilusión porque estaba organizado por Mi Monillo, una de mis tiendas favoritas, y el premio era un libro que estaba deseando tener: La primera vez que nací, de Vincent Cuvellier, con ilustraciones de Charles Dutertre.

Sinceramente, no sé quien ha disfrutado más del libro, si mis hijos o yo. Es la historia de una niña y todas sus “primeras veces”, pasando por las distintas fases de la vida.

 “La primera vez que abrí los ojos, los cerré rápidamente. Lloré.

Levanté mis manos al cielo y las posé entre dos montañas de leche.

Dejé de llorar. Abrí los ojos por segunda vez en mi vida.

Vi la luz más suave del mundo: eran los ojos de mamá”

LPVQN2

“La primera vez que me metieron en el agua, lloré, grité, agité los brazos y pataleé. Todo el mundo a mi alrededor se reía. Y además, no sé por qué, mi cabeza se deslizó dentro del agua. Eso me recordó a cuando fui un pez”.

“La primera vez que mi abuelo murió, mamá me abrazó para consolarme. Pero, en realidad, fui yo quien la abrazó para consolarla”.

“La primera vez que me resbalé en una roca, la roca lloró. Yo no”.

“La primera vez que… ¡Ah, me encanta esta primera vez! Era un domingo por la noche, volvíamos de la playa. Estaba enrollada en una manta, en el asiento trasero del coche. Papá se dio la vuelta cuando el semáforo estaba en rojo y dijo: “La pequeña duerme” Cuando llegamos a casa, seguí con los ojos cerrados, precisamente para oír decir a papá “shhh” y sentir cómo me cogía en brazos. Sonreí. Papá me susurró algo al oído y fue la primera vez que le oí decir: “Mi pequeña marmota…mi querida pequeña marmota”

LPVQN1

“La primera vez que vi la mar, ella dijo: Qué grande es, qué bella es, qué ojos tan azules tiene”.

(Estoy segura de que el mar pensó esto mismo cuando conoció a mi pequeña Claudia…)

Es un libro para saborear, para detenerse en cada dibujo y en cada frase, porque cada una de ellas encierra un hito importante camuflado detrás de una anécdota sencilla: Los primeros logros, los primeros fracasos, el primer amor, el primer desengaño, el cambio de niña a mujer, la llegada de ÉL…, y de ese otro AMOR…

“La primera vez que te moviste dentro de mi vientre, cerré los ojos y escuché el sonido del mar”

LPVQN

“La primera vez que te vi, fuiste tú quien cerró los ojos y esta vez el mar era yo”

Y el final del libro no lo desvelo porque, aunque ya lo imagináis, no quiero robaros ese privilegio. Este libro es un ratito de paz, para disfrutar sola o acompañada, bajo los rayitos del sol, junto al mar o junto a la ventana, da igual, pero sin prisas… Podéis encontrarlo aquí, junto a otros libros preciosos.

Share Button

Dejar una opinión