Eres un amigo especial

EUA

Siempre digo que los libros llegan a mi casa en el momento justo como si tuvieran un pequeño papel en el destino. Era una tarde de ola de calor de estas que traen impresa la arenilla invisible del desierto africano. Mis hijos y yo refugiados en casa como lobos atrapados en una jaula pequeña, nerviosos y con ganas de más espacio. Papá trabajando en Inglaterra. Al final, entre gritos, tensiones, celos, «esto es mío», «mamá quiero», zumo derramado y perro con un yogur de fresa untado por el lomo cual mascarilla hidratante, mamá estalla y ya no puede más: termino llorando cual niña bloqueada de 3 años. Time out. Nos vamos todos al cuarto de dormir. Y he aquí que me encuentro a mis dos duendes, uno a cada lado, super formales. El mayor diciendo «mamá no te cropuques» y la pequeña haciéndome «magic hands» con sus manitas en mi cara (es un truquito que tenemos en casa para curar las pupas y las penas). Nos quedamos dormidos y abrazados los tres a la vez, primera parte del hechizo. De pronto, despertamos con la puerta: ha llegado papá, alegría infinita de bienvenida a casa.Y además, trae bajo el brazo lo que el señor cartero nos ha dejado en el buzón: este libro.

Eres un amigo especial es un libro del tipo «ayudante». Los niños a veces son como volcanes en erupción, capaces de una irrefrenable energía que brota hacia todas partes incontroladamente. Y no es fácil gestionar todas esas emociones, metidos en casa durante las vacaciones. A menudo mucho tiempo libre los hace aburrirse e inventar, jugar y pasarlo bien, pero otras veces se sumergen en una espiral de caos que requiere agallas, paciencia y «ayudantes» como este libro. Todos los niños tienen una idea bastante sólida de lo que es bueno y lo que es justo, ellos nunca quieren ser los villanos, siempre son los buenos. De hecho, mi hijo a veces hasta disculpa a los malos del cuento: – «Bueno, pero ya va a aprender que eso no se hace…». Ellos quieren ayudar y no saben muy bien cómo. De algún modo, ver pequeñas historias sencillas en las que ocurre algo bueno, en las que hay amistad, cariño o una buena acción, les ilumina la carita y les dibuja en lo concreto aquello que ellos buscaban en lo abstracto.

Este es un libro cortito, sencillo y muy fácil de leer. De hecho, cada página ofrece un pequeño párrafo en tipografía minúscula y mayúscula. Esto a mi hijo, que empezó a leer hace un par de meses, le ha venido genial, porque a veces le cuesta dar el salto de las mayúsculas a las minúsculas.

-(Inciso: Para que nadie se asuste, no es normal que un niño de 4 años ya lea, o al menos eso creía yo… ¿qué es «lo normal» entonces? Pues seguir el ritmo de cada uno sencillamente. A él le ha brotado de forma muy natural, sin forzarlo ni animarlo especialmente a ello. De igual modo también me han señalado algunas veces en el pasado que había cosas que «debería hacer» y no hacía, simplemente empezó a hacerlas un poco después, y yo super preocupada… ¿Y no será que cada niño tiene su ritmo y particular ritmo de desarrollo? Yo creo que «lo normal» es acompañarlos en el proceso, animando, apoyando y con paciencia. No todos son iguales, no todos pueden hacer todo al mismo tiempo, eso no sería natural-).EUA!

Y como decía, este libro tiene una grafía muy sencilla de leer, con rimas, acompañadas de imágenes grandes y significativas. Son situaciones de esas en las que triunfan la generosidad y el cariño, todo lo que está bien y es bueno. De mucha ayuda en días volcánicos de julio. Alguna de ellas con un lugar que reconocemos enseguida (bella Barcelona, me encantaría volver pronto a visitar tus calles y parques de cuento…).EUA2

La autora de Eres un amigo especial es Carmina del Río y tiene otros títulos parecidos como Cómo te quiero, abuelo, Cómo te quiero, hermano, Se me ha caído un diente o Hoy es mi cumpleaños. Todos ellos «libros ayudantes» para comprender situaciones cotidianas y transmitir buenos valores. Son pequeños libros a pequeños precios, sólo valen seis euros. Si te gustan puedes encontrarlos AQUÍ.

A nosotros nos ha gustado y la mejor prueba es que desde que llegó no para de revolotear por la casa: de la mesa a la cama, de la cama al suelo, del suelo al sofá. Y se lee, que es lo importante, que los niños lean y disfruten de la magia de cada libro, ya sea grande y vistoso o pequeñito y sencillo. Todos los libros son «un amigo especial» en diferentes momentos de la vida.

 

Dejar una opinión