¡Dibújame un cordero!

El Principito

«¡Dibújame un cordero!…

Cuando el misterio es demasiado impresionante, no es posible desobedecer. Por absurdo que me pareciese a mil millas de todos los lugares habitados y en peligro de muerte, saqué de mi bolsillo una hoja de papel y una pluma…»

Eso mismo hicimos ayer en casa, olvidarnos del reloj y las obligaciones y entregarnos al papel y la pluma gracias a la llegada inesperada a nuestro hogar de un tesoro de papel que nos ha cautivado: Se trata de una versión muy especial del clásico imprescindible de Antoine de Saint-Exupéry: El Principito, Dibujame un cordero.  La editorial Salamandra ha elaborado una exquisita selección de 40 láminas para dibujar y colorear con las ilustraciones más bellas y significativas de El Principito, basadas en las famosas acuarelas originales del libro.

Con unas poquitas frases sabiamente escogidas, este libro va enlazando la historia del Principito (de manera muy sencilla para niños pequeños) con los tiernos dibujos que todos recordamos. Es una invitación irresistible a agarrar el pincel y ponerse a dibujar un falso sombrero, una boa que se ha tragado un elefante, un cordero dentro de una caja, dar color al Principito y a su amada rosa -la más bonita en el universo-, a los gigantescos baobabs, conocer los planetas vecinos y sus variopintos habitantes… Todos los elementos y personajes que, para los que hemos amado y crecido con esta historia, son ya arquetipos inolvidables en nuestra memoria.

Para pintar hemos usado de todo: acuarelas, lápices, rotuladores… según nos picaba la inspiración. Mi hijo ha hecho varias láminas en una sentada y mi hija, aunque es más pequeña, también se ha animado y ha hecho sus contribuciones pictóricas. A veces paraba y señalaba entusiasmada las estrellas del universo con su dedito. dibujame un cordero collage

Me encantan los libros porque hace que a menudo comparta ratos con mis hijos que son muy diferentes al resto: ratos de replegarnos en nuestro propio universo, enfrascados en otra historia, en otro mundo, y en esta ocasión convirtiéndonos además en artistas.

Anécdota: En una de las láminas te sugieren dibujar un cordero. Liam dibujó un sol con bastante convicción: -«Es el sol que calienta al cordero mamá!» Nunca un «error» de mi hijo me ha parecido tan acertado, me recordó tanto a la caja del cordero… Esa es la magia del Principito, que todas las perspectivas son posibles desde la mirada de un niño.

Comparto un par de obras maestras acabadas: «El planeta de las cacas de cabra» by Liam y «El Principito y el zorro» hecha a acuarela por los tres.artes finales
Tengo clarísimo que más adelante me lanzaré a leer a mis hijos el libro completo, que ellos mismos lo leerán solos cuando estén preparados, y que probablemente volverán a él varias veces en la vida, porque hay libros que poseen la capacidad de aparecer cuando los necesitas como amuletos mágicos. Este libro lo ha sido hoy para nosotros por muchos motivos, y además ha resultado una inmejorable manera de acercarles a un clásico a través del juego y la creatividad. ¡Aprobado con nota por los pequeños lectores de mi hogar!

Puedes conseguir este libro aquí en Boolino, una web especializada en literatura infantil y juvenil que he descubierto hace poco y me encanta porque tienen un catálogo impresionante de libros preciosos clasificados por edad y temática, con reseñas y sugerencias de itinerarios de lectura, muy útil para los papás.

Una respuesta

  1. Raquel
    |

    Precioso! Me encanta la idea….haremos caso a tu recomendación.

Dejar una opinión