Brindo por este momento

publicado en: Artículos | 0

brindo-por-este-momentoBrindo por este momento.

Por tus pequeñas manos sujetando el vaso,

por el zumo de naranja que estalla en color sobre el vidrio transparente,

por las gotas que derramas en el intento de llenar el mío,

por ellas también brindo.

Brindo por este momento que me recuerda cuánto añoro

una buena copa de vino, un cigarro, un rato de desconexión.

Brindo porque haces que se me olvide,

y me traes a empujones al mundo pequeño,

al que sólo es tuyo y nuestro.

Brindo por esa mirada de amor incondicional con la que encañonas mi alma

y porque no sé cuánto durará.

Brindo por la tramposa fugacidad de la vida.

Brindo por estos días que hemos pasado de virus encadenados,

papá de viaje, mamá exhausta.

Brindo por ese momento de “ya no puedo más”, “no tengo fuerzas”,

“me puede el sueño”, “nadie me ayuda”…

Por esas bellas plumas que dejó el ave Phoenix al marcharse,

asustado de mis ojeras y mi pelo.

Brindo por el segundo siguiente,

en el que me recuerdas que todo merece la pena,

que la vida es esto.

Esto y mucho más que llegará,

y quiero estar contigo en cada paso,

cada cuesta, cada bache y cada duro pedregal.

Y columpiarme contigo en las nubes cuando salga el sol.

Brindemos, mi vida, por eso también.

Brindo por el “chinchín” de los buenos deseos.

Esos deseos que viven en el canto de los vasos

y en las monedas color cobre en el fondo de las fuentes.

Brindo por un paréntesis en todo lo que nos oprima,

por una pausa en la urgencia que nos deje respirar.

Brindo por la beba dormida,

por la canción que ahora escuchamos:

(siempre me quedará, la voz suave del mar,

volver a respirar, la flor que crece en mí, y volver a reír…).

Brindo por todo aquello que conforma nuestras vidas:

lo mundano, lo molesto, lo que mancha,

lo que duele, lo que  alumbra y lo que nace.

Brindo por todas y cada una de las pequeñas cosas.

Ahora mismo, nada más me importa.

Brindo por este momento.

Dejar una opinión